Páginas vistas en total

sábado, 19 de noviembre de 2011

El INPer pionero de los círculos de calidad en México

En la década de los 80’s el Instituto Nacional de Perinatología fue ícono en la implementación de estrategias de calidad por medio de un programa de garantía de calidad en la atención médica con base en los círculos de calidad.
Entre los resultados de la estrategia de implementación de los círculos de calidad destacan: efectos en la estructura organizacional, en la optimización de recursos, en el proceso de atención, en la satisfacción de los pacientes y en el aprendizaje implicado en la adaptación de esta tecnología al ámbito hospitalario y las características de una cultura diferente.
El proyecto fue concebido como investigación-acción y fue asesorado por el Centro de Investigaciones en Salud Publica. Fue creado con el propósito de asegurar que las condiciones organizacionales bajo las cuales se proporciona atención medica permitieran elevar la calidad tanto en la dimensión interpersonal como en la técnica, mediante la participación del personal directamente responsable de la prestación de los servicios.
El programa de garantía de calidad se implementó en siete etapas:
1)      Elaboración del documento positivo y protocolo de trabajo
2)      Negociación
3)      Diseño de una guía para la elaboración de un manual de garantía de calidad
4)      Selección del punto de inicio
5)      Elaboración del Manual de Garantía de Calidad por servicios
6)      Operacionalización de los círculos de calidad
7)      Evaluación del programa
A finales de 1984 inició el desarrollo de la estrategia de implementación y en 1985 empezó a funcionar el primer círculo de calidad al que siguieron varios otros. Los círculos de calidad eran utilizados con cierta frecuencia en la industria y hasta esa época habían tenido poca difusión en los servicios de salud, dada la complejidad de este tipo de servicios y la carencia de experiencia en la utilización de esta técnica en México, en el Sector Salud.
Un programa de garantía de calidad puede definirse como un conjunto de actividades sistematizadas encaminadas a que los recursos y el proceso de atención permitan asegurar una atención de elevada calidad. Estos pueden ser centralizados, descentralizados no participativos y descentralizados participativos.
En el INPer se establecieron los principios que debía regir el proceso de implantación de un programa de garantía de calidad de acuerdo a las necesidades percibidas:
a)      Participación. El programa fue diseñado e implantado con una amplia participación del personal que estaría involucrado en el desarrollo propio del programa.
b)      Sistematización. La tendencia se dirigió para involucrar a todas las áreas clínicas, de apoyo y administrativas del hospital, de tal manera que operara como un sistema y con ello se faciliten las acciones de garantía de calidad.

c)       Implementación secuencial. Dada la magnitud y complejidad del cambio, sería sumamente imprudente tratar de establecer el programa en todas las áreas hospitalarias de manera simultánea.
d)      Multiplicación. La experiencia acumulada en los primeros departamentos era aprovechada por los subsiguientes y así facilitar y mejorar continuamente el proceso de implantación.
e)      Simplificación de manuales. Los cambios se implementaron de la manera más sencilla posible aun cuando el proceso era ser de alta complejidad para facilitar el proceso de aceptación.
f)       Incentivos. Se establecieron incentivos visibles para quienes participaron en el cambio, principalmente a través del respaldo explicito de los altos directivos para la implantación del programa.

Todo este esfuerzo que se realizó en el INPer en la década de los 80´s fue por personal que aquí laborara y trajo muy buenos resultados en dos grandes rubros: modificaciones en el diseño organizacional y de los servicios clínicos y efectos en el proceso de atención médica.

En su momento esta estrategia fue punta de lanza, no solo en el INPer, sino en todo México por lo que no solo debemos estar orgullosos de pertenecer a este gran Instituto, en el que se forjaron grandes ideales con el objetivo de mejorar continuamente.

Sigamos trabajando para que podamos ser “hoy mejores que ayer”

Referencia:
Rúelas-Barajas, E. Reyes-Zapata, H. Zurita-Garza, B. Vidal Pineda, L.M. Karchmer, S. Círculos de calidad como estrategia de un programa de garantía de calidad de la atención médica en el Instituto Nacional de Perinatología. Salud Pública Mex, 1990:32:207-220.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.